Un niño se divierte derribando reyes

Sus mejores goles los hace con los alfiles. Corre por el tablero con prudencia y osadía a la vez.Piensa en lo que hicieron los grandes ante la misma situación, y se lanza Raynner ajedrez blogal ataque como un Capablanca artemiseño. Tiene apenas 11 años, pero ya Raynner Amaro Alfonso sueña con sentarse a la mesa frente a Carlsen, Caruana, Aronian o Nakamura.

Acostado en su cama antes de cerrar los ojos, observa los cuadros del Che, ese otro favorito suyo que también jugaba ajedrez. A la derecha le quedan los trofeos y medallas que ha ganado. Al otro lado están Elpidio Valdés, los libros del juego ciencia y hasta unas piezas que datan de 1900.

Por ahora solo rememora las últimas combinaciones que hizo, las jugadas capaces de cambiar el curso de una partida, especialmente cuando le depararon triunfos en el Torneo Nacional de Ajedrez Giraldilla de La Habana.

Unos minutos antes tuvo un cotejo inusual. En lugar de abrir con su preferido peón dama, tuvo que plantear una defensa Siciliana para responder a una andanada de preguntas sobre este camino emprendido.

“Hace tres años, en un viaje de vacaciones, vi a mi papá jugando con mi hermano y mi tío. Me pareció que ese era un mundo muy emotivo. Entonces, le dije: ‘Papá, papá, quiero aprender’. Y él me enseñó.”

Desde aquel día, le quedó menos tiempo para la televisión, la pelota olas bolas.

“Entreno por las tardes, después de las clases. Mi profesor viene a la casa, y estudiamos en la computadora o el tablero, disputamos partidas de rapid transit, y a las 4:30 o las 5:00 vamos hasta la Academia y jugamos.

“El profesor de la Academia nos hacía anécdotas sobre Capablanca, Kasparov, Leinier, Fischer… Ahora leo libros sobre ellos y sobre otros grandes ajedrecistas.

“Casi no tuve vacaciones. Pasé julio y agosto practicando ajedrez, preparándome para las competencias fundamentales del año. Pero yo me divierto mucho con el ajedrez, aunque también con el fútbol y la pelota.

“Me gusta disputar partidas de rapid transit con mis amigos. Los lunes, miércoles y viernes le dedico seis horas al ajedrez; martes y jueves, cuatro; y los fines de semana, juego partidas rápidas.

“El ajedrez es mi pasión. Quiero seguir los pasos de Leinier, a quien conozco personalmente, y llegar a ser alguien notable en las primeras categorías de Cuba; luego, pensar en mi Elo para subir en el ranking mundial”.

Tal vez, entonces, tenga que enfrentar a su ídolo Leinier, ese al cual admira porque también fue un niño cautivado por los 64 escaques, como él.

“Es cierto que hace muchas tablas, como otros de la élite. A su nivel no es fácil lograr una ventaja clara para ganar”.

Desde el triunfo en el Torneo Giraldilla 2012 ha conquistado tres medallas de oro e igual número de plata, además de un bronce, en torneos nacionales. Y los restos cada vez serán más difíciles, pues le espera una nueva categoría, concebida para chicos de 12-14 años.

“Estoy comenzando a ampliar mi repertorio, para que no puedan prepararse y prever mis movimientos. Además, me preparo mentalmente, dedico más horas al estudio y trabajo en el pensamiento para equivocarme menos”.

Uno de sus principales rivales, Félix Lores, de Holguín, es también su mejor amigo en el mundo del ajedrez, como su papá y su mamá.

“Son mi inspiración y apoyo. Ellos viajan por toda Cuba conmigo, a donde vaya a jugar”.

Igual comparte esta aventura en el aula con sus amigos Leandro y Anier, les cuenta sobre lo que sucede en esos viajes cuando chicos de Villa Clara, Camagüey, La Habana y otras provincias intentan hacerle inclinar su rey… y terminan rindiendo el suyo.

Realmente tiene muchas anécdotas y lances que contarles, pero por sobre todas las cosas quiere que le vean como una persona sencilla, muy motivada por el ajedrez.

Por eso me recuerda a sus entrenadores Jorge Luis González, José Canina y, principalmente, a su actual profesor Jesús García Pino (Fillo), “a quien le debo mis resultados”.

Han sido decenas de preguntas; sin embargo, nuestra partida no terminó: Raynner todavía va a mover sus piezas por tableros de todo el archipiélago y ¿quién sabe si por los de Biel, Wijk ann Zee y Linares?

Por lo pronto, estudia y entrena cuanto puede para un deporte tan serio. A la vez, lo toma como un juego desafiante de verdad… y se divierte.

Anuncios

Acerca de Joel Mayor Lorán

Soy un romántico como Jean Valjean (el héroe de Los Miserables). Disfruto cuando hago un bien, como quería Martí. Soy un profesor sin título que hace crecer el bichito del Periodismo en quienes ya lo tienen en las venas. Y aún quiero a la gente con el cielo y otras armas en desuso. Soy un Aries que tiene todo de Piscis. Amante de la lectura y la música en cualquier idioma. Me gusta la sinceridad y la osadía. Me encanta escalar e ir a caminatas. Tengo el deseo no realizado aún de ser paracaidista. Además, me gustaría unir a este blog a otros que crean en la utopía, el amor y la amistad.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s