Lecciones de una cooperativa tradicional

No resulta común, para nada. Que un operador de alzadora haya ahorrado 1 118 litros de combustible en una zafra, dice mucho sobre su identificación económica. Eso no sucede habitualmente en otros colectivos laborales; sin embargo, en la CPA Camilo Cienfuegos, en Bahía Honda, sí, porque forma parte de un sistema para garantizar eficiencia.
Los porqués
Raúl Rosa, presidente de la cooperativa, revela cómo funciona esta y, a medida que descifra los códigos para entender un mecanismo cotidiano con una precisión de reloj suizo, intuimos cuáles fueron sus estudios: Economía, por supuesto.
Moler unas 300 hectáreas de caña con un rendimiento que promete superar las 65 toneladas de caña por hectárea, puede entusiasmar a otros, incluso a ellos les complace, pero no les basta: el promedio de 73,6 desde su fundación en 1980 les fija la meta, al menos, sobre las 70.
“Nuestro principal renglón productivo y económico es la caña. Ha aportado el 63,4 por ciento de la rentabilidad de la CPA”, asegura Raulito, como le llaman los asociados. De manera que a esa gramínea y al control interno sobre los recursos han de extraerle todo el jugo posible.
“No somos altos productores; por tanto, las ganancias tampoco son muy elevadas”. Además, encaran un desafío singular: cortan más del 85 por ciento de la caña de forma manual, lo cual eleva sus costos, pues han de “habilitar, transportar, alimentar, atender a más de 130 macheteros y pagarles una tasa más elevada cada vez (16 a 26 pesos la tonelada el año anterior, y ahora de 21 a 30)”.
La proyección inmediata consistió en adquirir un pelotón de combinadas KTP 2, que alistaron para la actual contienda. Gradualmente incrementarán la proporción de áreas para el corte mecanizado, hasta rebasar el 40 por ciento: desde luego, habrán de reordenarlas y acondicionarlas, debido al relieve alomado del terreno.
Pero “lo esencial radica en el control interno y en lograr un cultivo lo más eficiente posible, sin dejar de hacerle lo necesario a la caña, con calidad y dentro del marco de un presupuesto inferior a 19.50 pesos por tonelada, que disminuye a tenor del rendimiento agrícola”.
Dos recursos muy valiosos
A las 4:00 de la madrugada, ya Jorge Luis Travieso está en el campo con su alzadora, a fin de que el primer tren cargado de caña entre a las 5:00 al central Harlem. “En tiempo de zafra, mi niño de ocho años me reclama porque cuando llego ya está durmiendo, y me voy antes que despierte. Pero otras veces lo monto al timón un rato”.
Se nota que le gusta su oficio. Ha rechazado otras opciones de trabajo. Incluso alzó caña por dos años consecutivos en México. Él se siente bien entre estos trabajadores a los que considera su familia, y le desespera la lluvia, porque no le deja salir a hacer su tarea.
Durante 2013 ahorró 1 118 litros de combustible de su equipo, lo cual le representó una bonificación de 499 pesos y un aporte sustancial a la cooperativa. “Ese petróleo se queda en el tanque para seguir trabajando. Es un sistema que acordamos y aprobamos entre todos. Si en otras entidades hubiera el control y el sistema de despacho de combustible de nosotros, tuvieran los mismos resultados”.
El presidente de la Camilo Cienfuegos arroja más luz sobre el asunto. “El control interno constituye algo cotidiano en nuestra cooperativa, tanto en la toma de decisiones como en la proyección de cualquier estrategia, sobre todo en cuanto al recurso más valioso, costoso y complejo, el hombre, y el otro de mayor importancia, los portadores energéticos.
“¿Cómo ejercemos el control sobre el recurso humano? Efectuamos un análisis, no quincenal sino diario, de la asistencia, la actividad realizada, el volumen de la tarea, la tasa de pago aplicada y el seguimiento a la jornada laboral reportada con respecto a la realizada.
“Para el combustible concebimos un sistema que incluye la hoja de ruta, la de la pista, la de tráfico y el reporte del trabajo realizado. Esos documentos permiten una conciliación cruzada, para comprobar la veracidad de las anotaciones y chequear el uso y disponibilidad del combustible en cada equipo para cada actividad del día.
“Sin ser perfecto, el sistema alcanza un altísimo grado de exactitud. Impregna una cultura y disciplina en los operadores que los convierte en administradores de los recursos puestos en sus manos.
“Y existe un mecanismo para estimular el ahorro en cada cierre de quincena —con bonificaciones en la tasa de pago y el consiguiente incremento del ingreso—, así como para penalizar a los sobregastadores, incluida la responsabilidad material del combustible faltante.
“Aun cuando ha estado muy limitado en ocasiones, ni en 2012 ni en 2013 nos quedamos ni un solo día sin combustible, porque este procedimiento acentúa el valor de uso de estos portadores energéticos en la propia entidad”.
1984
Jesús López Blanco, quien está al frente del Departamento Económico, recuerda una circunstancia especial. “El 30 de agosto de 2008 pasó el huracán Gustav, y el 9 de septiembre el Ike barrió lo que quedaba bajo tierra. Sufrimos casi dos millones de pesos en daños.
“Desde entonces, la cooperativa le otorgó mayor relevancia al sentido de pertenencia. No volvimos a darle baja a ningún tractor; al contrario, crecemos en recuperación de medios e implementos. Por aquellos días tuvimos que declarar al potaje (con cuanto le echábamos dentro) el plato fuerte de cada comida. Pero convertimos un fenómeno traumático en el punto de partida para una nueva época.
“En 1984 nació el control interno en la cooperativa, con un sistema de estímulo en nómina aparte para quien cumpliera con su deber social. Hubo discrepancias con el organismo superior. En la Agricultura se pagaban las ocho horas y los 24 días del mes, aunque no se trabajara en correspondencia; nosotros establecimos un reglamento interno, y la asamblea de asociados lo aprobó”.
“El soporte legal del sistema de control interno es el reglamento aprobado por la asamblea de la CPA —señala Raulito. Aquí manda la soberanía colectiva”.
La jornada laboral
Al finalizar la campaña precedente, la CPA de Bahía Honda superó casi en mil toneladas de caña las 20 377 planificadas; ahora prevé un sobrecumplimiento similar.
“La eficiencia económica se origina en una producción respaldada por el elevado rendimiento laboral y agrícola, capaz de brindar un margen considerable de rentabilidad, entre el costo y el precio de venta”, sostiene Raulito.
“Es una batalla cuyo resultado depende del cumplimiento de la jornada laboral, cuando en ocasiones la tendencia apunta a trabajar menos y exigir ganar más. La lluvia, la falta de organización y de compromiso afectan la jornada laboral.
“Por eso nos preparamos para enfrentar los problemas. Y por eso le otorgamos un papel principal al control, para mantener la eficiencia económica, la motivación y los valores del cooperativismo”.
Aseguran que todo comienza a las 6:00 de la mañana: la Junta Directiva precisa las tareas priorizadas del día, la distribución de la fuerza laboral, de los animales de trabajo, del transporte y la maquinaria. Prima la organización y el control.
En un matutino general, a las 6:20, los diferentes colectivos rinden cuenta del trabajo del día anterior y lo que se proyecta para la jornada. Luego realizan otro especial con el área de Servicios Técnicos, y colegian ideas para resolver problemas operativos con el transporte y la maquinaria.
Responsabilidad social
En la primaria Batalla de Yaguajay hallamos otra huella de su empeño. “Existe una estrecha relación entre la cooperativa y la escuela: la CPA está inmersa en remodelar el área de formación, en crear una Campiña Pioneril y en dotarnos de una biblioteca para servir a toda la comunidad”, afirma Jesús Izquierdo, el director.
“Ampliar, reconstruir y garantizar el mantenimiento del colegio es una parte de nuestro programa social. La cooperativa debe atender a sus asociados, a los fundadores, jubilados, niños, jóvenes, amas de casa, a toda la comunidad e incluso más allá”, asevera el presidente de la Camilo Cienfuegos.
“Disponemos de un presupuesto para eso; solo a las acciones actuales en la escuela dedicamos 20 000 pesos. Además, 52 niños, 24 trabajadores del plantel y varios casos sociales almuerzan con nosotros.
“Creemos en la eficiencia de la gestión del modelo económico y social cooperativo. Pero no podemos hablar de cooperativas (nuevas o tradicionales) apenas como herederas de las bondades del Estado, sin que asuman una responsabilidad social; eso marca la diferencia con el resto de los modelos de gestión, y debe quedar explícito en el objeto social y el reglamento interno.
“Somos devotos de las cooperativas por el sentido de pertenencia que pueden desarrollar entre sus asociados, porque para recibir sus beneficios es preciso cumplir primero con los planes de producción y de venta contratada con eficiencia económica.
“El cooperativismo practica principios y valores muy acordes con el socialismo, por lo cual debe abrirse a cuantos sectores de la economía sea viable”.
Y esta CPA de Bahía Honda está en la vanguardia del movimiento cooperativo y de la producción cañera, así como en brindar beneficios y garantías a sus asociados y desarrollar una labor comunitaria.
Ha sido muy interesante conocer los mecanismos que les han llevado a ser rentables desde su fundación, con un costo por peso actual de 0.67 centavos, utilidades por encima de los 311 000 pesos y financiamiento con fondos propios desde 1992, además de obtener numerosas condiciones, títulos, trofeos y premios nacionales.
Lo más importante es saber que lo logran con la participación y el control de todos: las funciones están bien compartimentadas, pero manda —como repiten ellos— la soberanía colectiva.

Anuncios

Acerca de Joel Mayor Lorán

Soy un romántico como Jean Valjean (el héroe de Los Miserables). Disfruto cuando hago un bien, como quería Martí. Soy un profesor sin título que hace crecer el bichito del Periodismo en quienes ya lo tienen en las venas. Y aún quiero a la gente con el cielo y otras armas en desuso. Soy un Aries que tiene todo de Piscis. Amante de la lectura y la música en cualquier idioma. Me gusta la sinceridad y la osadía. Me encanta escalar e ir a caminatas. Tengo el deseo no realizado aún de ser paracaidista. Además, me gustaría unir a este blog a otros que crean en la utopía, el amor y la amistad.
Esta entrada fue publicada en artemisa, Cuba y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lecciones de una cooperativa tradicional

  1. NRosa dijo:

    Saludos a todos e la CPA, desde la distancia,Mamita,Raulito,ñico,Beba,Pipo,al entrevistado Travieso,el cabilla,Riambao,Frontela y todos los demas,los quiero,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s