Al amparo de un nuevo hogar

Habrá a quien le suene a capitalismo la actualización del modelo económico cubano, porque apela a diversas palancas para desencadenar las fuerzas productivas, pero el rumbo que sigue este país cada vez apunta más al Socialismo. Lo confirmé hace unos días en Bahía Honda, donde a 516 familias les aprobaron un subsidio equivalente a 85 000 pesos, para construir una nueva vivienda.

La decisión de auxiliar a ese grupo de personas tiene un respaldo de 26 millones 968 414 pesos, según autoridades de la Dirección de la Vivienda en ese municipio artemiseño.

De acuerdo con la información ofrecida, 213 ya disponen del financiamiento: 116 adquirieron los materiales necesarios y 96 concluyeron los trabajos. Ocho técnicos asumen el seguimiento a la ejecución de los trabajos, y asesoran a los subsidiados en los 10 consejos populares del municipio.

Elsa Alfaro Rivera perdió su casa entre agosto y septiembre de 2008, como consecuencia de los huracanes Gustav e Ike. “Era de tabla y tejas. Me mojaba cuando llovía, y las cosas se me echaban a perder. Así y todo tenía un techo. Pero, periodista, me las vi negras.”

Han pasado seis años desde aquellos sucesos que afectaron a muchísimas familias bahiahondenses. Hoy Elsa vive en un hogar de mampostería, y aspira a ampliarse: resultó beneficiada con esta política de subsidios, puesta en práctica por la Revolución a partir de 2012.

Muy similar es la historia del matrimonio formado por

Martha Gallardo Laborí y Tomás Izquierdo Peñalver, vecinos del consejo popular Pablo de la Torriente Brau, quienes también perdieron su hogar debido al impacto de los mencionados fenómenos climatológicos.

Martha quedó consternada cuando vio su casita en el suelo. “Vivimos con mi hermana hasta que construimos una facilidad temporal. El Gobierno nos facilitó el techo de fibrocemento y el colchón. Ya tenemos el financiamiento”, dijo su esposo. “Si entran todos los materiales, esperamos pasar el fin de año en una casa nueva.”

El otorgamiento de tales subsidios está en consonancia con el Lineamiento 173 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. De ahí el riguroso seguimiento a este proceso, expresó Dermis Cordero, subdirectora general de Infraestructura e Inversiones en la Administración Municipal.

El financiamiento de los subsidios depende de la venta en la tienda de materiales de la construcción, la cual aporta el 40 por ciento de sus ingresos. De esta manera el Estado cubano ratifica el principio de que en la sociedad socialista cubana nadie quedará desprotegido.

Anuncios

Acerca de Joel Mayor Lorán

Soy un romántico como Jean Valjean (el héroe de Los Miserables). Disfruto cuando hago un bien, como quería Martí. Soy un profesor sin título que hace crecer el bichito del Periodismo en quienes ya lo tienen en las venas. Y aún quiero a la gente con el cielo y otras armas en desuso. Soy un Aries que tiene todo de Piscis. Amante de la lectura y la música en cualquier idioma. Me gusta la sinceridad y la osadía. Me encanta escalar e ir a caminatas. Tengo el deseo no realizado aún de ser paracaidista. Además, me gustaría unir a este blog a otros que crean en la utopía, el amor y la amistad.
Esta entrada fue publicada en artemisa, Cuba, economía y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s