¡Qué les destraben sus deseos!

Coop no Agrop  blogEllos no se han dejado tentar por el dinero; todo lo contrario, su intención consiste en bajar cada vez más los precios. Pese a contar con una reserva financiera superior a 500 000 pesos, a la Cooperativa No Agropecuaria (CNA) Agromercado La Victoria, de Bahía Honda, la distingue el raro sello de vender más barato que los demás.

“¿Pepino a diez pesos la libra como enseñaron en la sección Cuba dice del Noticiero? ¡Qué va! Eso es un abuso. Resulta desagradable escuchar que existen personas con esa ansia ciega por ganar y se olvidan de los demás. Quienes trabajamos en este giro sabemos que no es necesario un margen comercial tan excesivo. Nosotros lo vendemos a peso; habitualmente le ganamos 50 centavos al producto.”

Osmel Aroche, el presidente de la CNA bahiahondense, lo asegura con la confianza de mostrar una tabla con ofertas muy tentadoras, en comparación con las de sus similares en el resto de la provincia y con las de cuanto carretillero anda por las calles de la propia localidad.

Sin mayor margen de ganancia que el 18 por ciento, sus ventas en enero y febrero superaron el millón de pesos, pero en septiembre tuvieron pérdidas por primera vez, ascendentes a 13 000 pesos, debido a la carencia de medios de transporte para trasladar las mercancías.

 

Merecen apoyo

“Nuestra gestión se vuelve muy torpe por no disponer de los medios. Tampoco los tiene la Base Municipal de Transporte: a veces, ocho o nueve de sus carros están rotos; su capacidad técnica no cubre las necesidades. Nos unen las mejores relaciones, solo que ellos deben priorizar a Educación, Salud Pública, la distribución del pan…

“Así que no contamos con un camión que nos ayude en ese empeño de mostrar la otra cara de los precios. Encima, cuando lo conseguimos la tarifa es muy alta: el alquiler de transporte representa el 63 por ciento de nuestros gastos de operaciones; somos los que más utilidades dejamos a la Base. La solución consiste en disponer de un medio propio.

“No podemos hacer planes, aunque coordinemos con el productor. Precisamente ayer por la tarde pesamos tres cerdos y cuatro carneros, además de una cantidad de piña, frutabomba, guayaba y plátano fruta, pero no hay cómo recogerlos; para cuando podamos habrá mermado el rendimiento, y eso entraña pérdidas.

“Constantemente nos vemos obligados a hacer maniobras. En el más reciente itinerario del camión que nos alquilaron, salimos para Alquízar a cargar 160 quintales de malanga, descargamos 60 en Bahía y cargamos 50 cajas de aguacate rumbo a San Luis, para abastecer la dieta especial y el consumo social, con precios preferenciales a Educación.

“Entonces, de vuelta a Alquízar por otros 160 quintales de malanga para llevar a Sandino, y de allá traemos frijoles, calabaza, melón y arroz que vendemos en nuestro mercado.

“Ha ocurrido en más de una ocasión que podemos salir a distribuir los productos solo luego de tenerlos una semana aquí. Nos urge una solución, porque la comida de Bahía Honda también depende de nosotros. Los productores del municipio garantizan apenas el 18 por ciento de los alimentos; el resto tenemos que ir a buscarlo muy lejos.

“Hay estructuras productivas que poseen diversos medios y, sin embargo, alquilan sus camiones a terceros o los mantienen parados, por la sencilla razón de que son ínfimas sus producciones.

“Como a las cooperativas que atienden mercados en La Habana, pienso que la Agricultura pudiera arrendarnos un camión por la Resolución 318, a 350 pesos mensuales. Ya una vez lo hizo, pero a 3 000 pesos y sin poner el combustible, un trato demasiado fuerte”, opina Osmel Aroche.

 

Voluntad y alternativas

Por supuesto, en esta cooperativa no se sientan a pedir de brazos cruzados. Ya montaron un molino con capacidad para elaborar 50 sacos de pienso a diario, a partir de cabecilla, polvo y paja de arroz, de maíz en grano y harina de yuca. “Ha tenido muy buena aceptación, y nos garantiza cien mil pesos mensuales”.

A Rigoberto Abella no le asusta el polvo que genera el molino ni el intenso ritmo de labor. “Trabajo todos los días de la semana, y también soy cochero. No se puede uno rendir. Esta cooperativa es lo mejor. Hasta septiembre ganaba 1 800 pesos; ahora voy a cobrar 4 000 al mes”.

Otra de las variantes a las que recurre el agromercado bahiahondense radica en la minindustria: empacan coco rallado y elaboran dulces en almíbar y barras de dulce de guayaba, para escuelas, centros asistenciales, instalaciones de campismo y para ofertar a la población.

“Tuvimos pérdidas, pero no subimos los precios. Al contrario, solicitamos nuevos créditos por más de un millón de pesos (ya devolvieron los anteriores), pues pretendemos desarrollar un grupo de inversiones a fin de acercar los precios al bolsillo de la gente.

“Prevemos mejorar la infraestructura de los seis mercados en los asentamientos, para que puedan vender jugos naturales, carnes, productos del agro y otros elaborados.

“La inversión incluye el equipamiento técnico de la cámara refrigerada y el centro de elaboración, además de rescatar un viejo local para usarlo como almacén de arroz, frijoles, ajo… y garantizar su estabilidad; de esa forma podremos bajarles los precios. Queremos convertir la cooperativa en el mercado del pueblo”.

Por lo pronto, mientras los carretilleros reclaman 15 pesos por una libra de frijoles, ellos la proponen a 11, con un margen de ganancia inferior al 10 por ciento. Y también la malanga, el arroz y demás productos son más asequibles en La Victoria.

Bien lo dice Rodolfo Izquierdo, uno de los clientes. “Lo que ellos hacen no lo hace ninguna otra cooperativa. Si les garantizaran mejores condiciones, lograrían que los precios bajaran más. Bahía Honda es distinta al resto del país, por la voluntad de este colectivo”.

Anuncios

Acerca de Joel Mayor Lorán

Soy un romántico como Jean Valjean (el héroe de Los Miserables). Disfruto cuando hago un bien, como quería Martí. Soy un profesor sin título que hace crecer el bichito del Periodismo en quienes ya lo tienen en las venas. Y aún quiero a la gente con el cielo y otras armas en desuso. Soy un Aries que tiene todo de Piscis. Amante de la lectura y la música en cualquier idioma. Me gusta la sinceridad y la osadía. Me encanta escalar e ir a caminatas. Tengo el deseo no realizado aún de ser paracaidista. Además, me gustaría unir a este blog a otros que crean en la utopía, el amor y la amistad.
Esta entrada fue publicada en artemisa, Cuba, economía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s