Entrevistas por adelantado

De periodistas como ellos tendrían que llenarse nuestros órganos de prensa, no solo porque les gusta bailar con las palabras sino por ese instinto de recurrir a la curiosidad, y no a la grabadora, para una entrevista. Todavía no terminan el pre, y ya comienzan a afinar el olfato.
Por supuesto que elaborar un cuestionario para indagar en la vida de Julio Acanda, José Rubiera, Stephen Hawking, Ciro Bianchi o de Daniel Chavarría los sorprendió. Luego se asombraron más, cuando debieron prescindir de las preguntas que tanto han escuchado o leído.
Pero aprendieron a no usar esas de “¿cómo llegó usted a la literatura?”, “¿qué sintió cuando le dieron el premio tal?”, “¿a quién le dedica el triunfo?”, “¿cuáles son sus planes futuros?”, “¿qué le recomienda a las nuevas generaciones?” o “¿tiene algo más que añadir?”
Igual les sucedió con el intento de construir una nota informativa imparcial y con la diferencia entre información y noticia. Sin embargo, persistieron en el afán de superar esos obstáculos, aun en el escaso tiempo de una clase.
Al inicio, quedaban atónitos ante el inusual entrenamiento de redactar composiciones a partir de títulos descabellados —que les proponía su profesor—, o de completar oraciones, sin ninguna forma de los verbos ser, estar o tener, y sin un solo que ni palabras categóricas como todos o nadie.
Una vez vencido el reto, descubrían los mil y un caminos mejores del lenguaje, y parecían querer nuevos lances.
Por eso ahora, a las puertas de las pruebas de aptitud de periodismo, no puedo sino inquietarme. ¿Bastará el arsenal de entrevistas y crónicas que leyeron? ¿Les alcanzarán los cientos de páginas de la literatura universal y cubana que devoraron en los últimos años, las películas, las pinturas?
Durante las últimas 13 semanas viajaron bajo las bombas: hasta las raíces del conflicto árabe israelí y la ocupación palestina, las agresiones imperialistas a Iraq, Yugoslavia, Somalia, Afganistán y las más solapadas contra Libia y Siria, entre otras.
Anduvieron entre millones de dólares de capital golondrina que voló de México al sudeste asiático, que exportó la crisis a Argentina y Brasil, que puso a europeos y “americanos” en el capitalismo real desde 2008. Conocieron el sistema electoral cubano y el amañado estadounidense, la actualización de nuestro modelo económico… y más.
Yo tuve suerte de abrazar el oficio más lindo del mundo; ahora solo me queda esperar que ellos también cumplan sus sueños, y echen a navegar su talento. A nuestro periodismo también le hace falta ese verbo y sustantivo nuevos.

Anuncios

Acerca de Joel Mayor Lorán

Soy un romántico como Jean Valjean (el héroe de Los Miserables). Disfruto cuando hago un bien, como quería Martí. Soy un profesor sin título que hace crecer el bichito del Periodismo en quienes ya lo tienen en las venas. Y aún quiero a la gente con el cielo y otras armas en desuso. Soy un Aries que tiene todo de Piscis. Amante de la lectura y la música en cualquier idioma. Me gusta la sinceridad y la osadía. Me encanta escalar e ir a caminatas. Tengo el deseo no realizado aún de ser paracaidista. Además, me gustaría unir a este blog a otros que crean en la utopía, el amor y la amistad.
Esta entrada fue publicada en artemisa, Cuba, educación, periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrevistas por adelantado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s